viernes, 9 de julio de 2010

EL PÁJARO KANDOWEI

El Kandowei es un pájaro muy astuto. En cierta ocasión se encontró con el búfalo a la orilla del mar, y empezó a reírse, diciendo:

- Si yo quisiera, podría beberme toda el agua del mar y dejarlo seco.
El búfalo, solamente replicó:

- Si tú puedes hacer eso, mejor lo podré hacer yo que soy mucho más grande que tú.

- Eso es lo que yo dudo - respondió el Kandowei -, pero, de cualquier modo, mañana podemos hacer el experimento, viniendo a este lugar.

Según lo convenido, al día siguiente, por la mañana, volvieron a encontrarse en la bahía, junto a la orilla del mar.

- Vamos a hacer la prueba ahora - dijo el astuto Kandowei -. Empieza tú a beber el agua de esta bahía, y después que lo hayas hecho, podremos andar sobre la tierra seca del mar.

En aquel momento empezaba a subir la marea, y el búfalo comenzó a beber agua del mar. Bebió agua y más agua hasta casi reventar, pero, precisamente, en vez de disminuir, cada momento aumentaba mucho más. Cansado ya de beber, y viéndose vencido, hubo de confesar a Kandowei su impotencia para continuar bebiendo más agua del mar.

- Veamos ahora tú si puedes, y si llegas a conseguirlo, yo, desde este momento, me entrego a ti como esclavo para toda la eternidad; pero ya está visto que esto es imposible.

El astuto Kandowei respondió riéndose:

- Nada más fácil que beber toda el agua del mar; espera un poco y verás cómo lo hago.


Efectivamente, el Kandowei esperó a que empezara a bajar la marea, y entonces, metiendo su pico en el agua, como si fuera bebiendo, contemplaba cómo ésta se iba retirando. A medida que bajaba la marea, se adentraba, con el pico metido en el agua, hasta que bajó del todo, quedando seca la bahía.

- Veo que has cumplido lo que prometiste - le dijo el búfalo resignado.

Desde entonces, el pájaro Kandowei, posándose sobre el ancho lomo del búfalo, se encuentra como en su propia casa, sin miedo, saltando y bailando en torno de él, y volviéndose a posar, sin que pueda molestarse. Unas veces vuela para cazar las moscas, que zumban y revolotean alrededor de sus grandes ojos; otras, se entretiene en comer los insectos y gusanos que se posan encima. Y el búfalo se muestra sumiso y obediente al Kandowei como su esclavo, porque el pájaro le ganó la apuesta.



Los indígenas malayos de Borneo lo cuentan para explicar cómo la raza de pájaros de los Kandoweis siempre van encima del lomo de losbúfalos.

AUTOR: Aralar.
Leyenda popular de Malasia.

5 comentarios:

D.Manuel dijo...

Hola; D.Juan José. Aquí te envío un saludo desde la Gran..P..ekín. La verdad es que lo más cerca que estoy de allí es en la tienda de los chinos de Benalup y de vez en cuando paso por delante del Bar del Chino. Así que nos tienes que contar, dónde estás tú; porque nos ha dicho un pajarito (no es el del Pub) que estás encerrado en un "bunker" rodeado de papeles. Un saludo desde "Kaletela Del Castañi".

Juan José Tutor de 4º dijo...

Pues estoy encerrado, pero no rodeado de papeles (no seas anticuado), sino de archivos informáticos; que todo se hace ahora con ordenador.
Así tengo la vista que cada vez veo menos.

Luna 3ºA dijo...

Hola me gusta mucho lo que has puesto el dibujo tambien gracias por ponerlo bueno adiós.

Nerea dijo...

Guan Jose me ha gustado mucho el cuento del pajaro Kandowei es muy bueno me gustaria que pusieras mas cuentos entretenidos como ese vale adios

Juan José Tutor de 4º dijo...

Gracias por los comentarios.

Nerea, me llamo Juan José, con "J".